DUFF MCKAGAN’S LOADED “The Taking” (2011)

Duff vuelve a la carga con sus Loaded. La propuesta de este “The Taking” es muy similar a la del anterior “Sick”. Incluso han regrabado 1 canción, “Executioner’s Song”, que posee un riff muy sabbathiano y que ahora suena todavía más pesada que en su anterior versión. Es más que obvio que Loaded jamás llenarán estadios ni arrastrarán a masas. Seguramente no consigan ni un pequeño hit, pero eso no parece importarle demasiado al ex-Gunner. Él sigue cobrando sus royalties por su estancia en GN’R además de tener columnas mensuales sobre economía en varias publicaciones y de haber empezado una empresa de asesoramiento para músicos.

Al rubio de Seattle no le va nada mal, y parece que Loaded es un pasatiempos o un capricho que se toma muy en serio. Capricho que se antoja como necesario para el señor McKagan ahora que la carrera de Velvet Revolver parece estar pendiendo de un hilo. Como fan que soy de Duff me interesa todo lo que edite. Es cierto que “Dark Days” me gustó mucho más que “Sick” o “Wasted Heart EP” pero entiendo que no quisiera estancarse con un sonido y prefiriera evolucionar como lo ha hecho. Creo que la propuesta de Loaded es interesante aunque no muy original. Podemos decir que ”The Taking” es un álbum de hard rock. Hay tímidos acercamientos al rock más alternativo o al punk pero en general estamos ante un lp de hard rock (el riff de slide guitar de Cocaine no deja lugar a dudas), mientras que en “Dark Days” la propuesta era menos hard rockera y más atmosférica.

Aquí la base rítmica es contundente y las guitarras afiladas (gran riff el de Lords Of Abbadon). Éstas despachan riffs duros y algún solo esporádico. La carismática voz de Duff destaca especialmente. Apuesta por la melodía pero no puede deshacerse de ese deje punk tan representativo de su estilo. Lamentablemente la formula de Loaded parece agotarse ya que al escuchar Indian Summer uno se queda con la sensación de haber oído esa melodía anteriormente, concretamente en su lp “Sick”. Bien es cierto que intentan sorprender con riffs originales,
algunos cambios poco convencionales y composciones un tanto “raras” como la que aquí pone fin al disco, Follow Me To Hell. Esfuerzo loable pero no siempre con los resultados que ellos querrían.

La verdad es que el resultado final es un tanto irregular.Hay buenos momentos pero también los hay algo insulsos. Hay buenas ideas pero a veces da la sensación que no terminan de rematarlas del todo. De todas formas se trata de un disco disfrutable igual que su predecesor. No entiendo como alguna gente raja tanto de Loaded. Parece que cualquier cosa que graben los ex-GN’R tenga que alcanzar el nivel de “Appetite For Destruction” y todos sabemos que eso no es posible. Lords Of Abbadon, Cocaine, Dead Skin o Wrecking Ball no colarían como caras B del AFD pero no por eso dejan de ser canciones muy disfrutables con buenas ideas.
Sin duda creo que merece una oportunidad aunque parece que mucha gente no está dispuesta a dársela… Una lástima.

Anuncios

~ por rockenberg en abril 28, 2011.

 
A %d blogueros les gusta esto: