NEIL YOUNG @ Primavera Sound 30/05/09

Increíble. Lo que vimos el pasado sábado en el Parc del Fòrum fue más grande que la vida… Neil Young es hoy en día, lo mejor que uno puede ver encima de un escenario. Pero empezemos por el principio…

The Jayhawks

The Jayhawks

The Jayhawks fueron la banda elegida para hacer la espera más corta. Sin duda una excelente elección. No se me ocurre ninguna otra banda mejor para ocupar ese lugar y con el repertorio suficiente para aguantar el tipo en una situación así.  Y es que Jayhawks tienen temazos y además la influencia del de Winniepeg es más que notable en su música. Con lo cual los fans de Young no familiarizados con la música de Jayhawks podían disfrutar igualmente. Abrieron con Wichita y ya se vió que la mayoría de los presentes teníamos ganas de disfrutar con los de Minnesota. El sonido era bueno, la banda sonaba de lujo y los juegos de voces fueron como siempre, sublimes. Pocas cosas en esta vida se compenetran  tan bien como las voces  de Gary Louris y Mark Olson. Siempre es un placer poder escucharlas, y en directo más todavía. Como viene siendo habitual en sus escasos shows desde que se reunieron sólo interpretan temas de Tomorrow The Green Grass y Hollywood Town Hall, aunque hubo dos sorpresas. La primera fue una versión y la segunda apostaría a que era una nueva composición y que sonaba de marvilla. Ambas encajaron perfectamente. El resto del repertorio os lo podéis imaginar; Waiting For The Sun, Settled Down Like Rain, Miss Williams Guitar, Sister Cry, I’d Run Away y, como siempre, el clímax total con la bella Blue. Una hora justita de show y una vez más, conciertazo de Jayhawks. Pero lo que se nos venía encima iba a ser mucho más grande. Lo sabían los Jayhawks, el público y Neil…

 

Neil Young

Neil Young

Unas 25.000 personas se congregaron ante el escenario en el que Neil Young iba a interpretar algunas de las mejores canciones de la historia. El nerviosismo se notaba en el ambiente. La gente no estaba dispuesta a perder su sitio por nada en el mundo. Y es que no todos los días se ve a un coloso como Young. Después de dos horas y media de espera salieron al escenario  Neil Young, Rick Rosas, Ben Keith, Chad Cromwell y Pegi Young.  Cojen sus instrumetnos y… incertidumbre. Casi todos los allí presentes sabiamos que había estado empezando los conciertos de la gira americana con Love And Only Love, Mr. Soul o When You Dance I Can Really Love y por eso esperábamos oir algunos de los acordes que inician esos temas. Nada de eso, a Neil le apetecía abrir con Mansion On The Hill. Tardé unos segundos en reconocerla y cuando lo hize no salía de mi asombro. No llevábamos ni un mintuto de concierto y  ya estaba pensaba “Neil, puto amo!”… Afortunadamente sonaba muy bien, se entendía todo perfectamente. Aunque por supuesto la guitarra de Young estaba un poco por encima del resto. El público enloqueció instantáneamente. Todo Dios coreando a pleno pulmón eso de “There’s a Mansion on the hill/ Psychedelic music Fills the air” y yo con la piel de gallina. Termina y tiene lugar la pimera ovación de la noche. Sin darnos tiempo a reaccionar, el ampli (o debería decir los amplis) de Neil empiezan a escupir el riff de Hey, Hey, My, My (Into The Black) y el Fòrum se vino abajo. Joder! No salgo de mi asombro. La guitarra de Young suena sucia, demoledora, casi nuclear! Y nosotros, simples mortales, notamos el vibrar de esas seis cuerdas en los más profundo de nuestro cuerpo. Imposible, inútil y abusrdo  intentar no perder los papeles y berrear como un poseso y brincar como un animal. Neil se desgañita mientras el resto del grupo le da la seguridad de que todo va bien. Chad Cromwell es un batería excepcional. Sin lugar a dudas un fiera que va sobrado y le da a las canciones el tempo y la intensidad perfecta en cada momento. Rick Rosas y Ben Keith (cambiando de instrumento a su antojo; guitarra, teclados, pedal steel, lap steel…) son también dos pesos pesados. Puede que no sean virtuosos pero de lo que no cabe duda es de su enorme talento y capacidad. No en vano llevan varias décadas acompañando al ex-Buffalo Springfield. 

Desfase!!

Desfase!!

Después del arrollador inicio, Neil deja la guitarra y se dirige al piano. Bajan revoluciones con Are You Ready For The Country? del archiconocido Harvest, pero la gente no puede parar. Emocionante ver puños al aire cada vez que suena ese estribillo. Además es un placer recomfortante ver que Neil etsá en muy buena forma, cantando cojonudamente y dandólo todo.  Después vino una de mis canciones favoritas de toda la historia. Everybody Knows This Is Nowhere del disco con mismo titulo y primera colaboración con The Rockets, a los que rebautizó como Crazy Horse. En las primeras filas se nota una intensidad como en pocos conciertos he notado. Esto es una gran fiesta y Neil Young dirige el cotarro con mano firme. A veces se espera y repite el riff hasta que decide que es el momento de vovler a cantar… Tablas? Esté tío las inventó!! Terminan y Chad empieza a darle a los parches con un ritmo que me recuerda la intro de Fuckin’ Up y yo no me lo pudo creer. Unos segundos más tarde el tito Neil empieza a cantar y veo que no es Fuckin’ Up sino Pocahontas en versión eléctrica! Lo de poder cantar eso de “Pocahontas/ Marlon Brando and me” no tiene precio. Son años esperando poder corear en directo esas frases… Pero no dan tregua  y acto seguido disparan con Spirit Road del muy recomendable “Chrome Dreams II”. Se trata de una composición muy envolvente que lamentablemente sólo duró unos 7 minutos, mientras que yo esperaba el primera “viaje” de la noche, ya que el año pasado interpretó ese mismo tema en Paris y duró la friolera de 20 minutos… Poco importó. De repente los focos azules tomaron el escenario y empezaron a sonar los primeros acordes de Cortez The Killer. Una de mis canciones favoritas de Neil Young y sin lugar a dudas, la que más ansiaba poder escuchar en directo. Aquí no pude más y empezé a llorar de emoción y felicidad. Sonaban perfectos, muy engrasados pero dando rienda suelta a la improviscaión tan característica de Young. Varios minutos de “cuelgue” y empieza a cantar. Y yo pensando “Hoy no hay mejor sitio en el mundo para estar”. Las vibraciones que desprende la banda nos noquean a todos. Qué compenetración! Como le siguen! Qué maravilla! No sé cómo describir lo que sentí durante su interpretaión. Sólo puedo decir que no lo olvidaré jamás…  

Cortez The Killer... y se hizo la magia

Cortez The Killer... y se hizo la magia

Después arrancaron ni más ni menos que con Cinnamon Girl. jajajaja No puedo parar de reír. La sensación de felicidad que inunda mi cuerpo no se puede describir. Increíble. Aquí el desmelene fue brutal. Miles de voces coreando todas y cada una de las palabras de esa gran canción que abría el no menos enorme disco “Everybody Knows This Is Nowhere”. Y una sensación de “hermanamiento” entre las primeras filas como no he visto ni sentido nunca en mi vida. Todos los allí presentes sabemos que estamos viendo algo fuera de lo normal. Algo más grande que la puta vida! Fue entonces cuando la banda abandonó el escenario y el canadiense se dirigió al organo para interpretar una versión reducida del grito ecologista que es Mother Earth (Natural Anthem) que cerraba esa joya, ya lejana, llamada “Ragged Glory”. Había llegado el momento del “set acústico”, y efectivamente cogió la acústica y… The Needle And The Damage Done. Una de las canciones más bellas y desgarradoras que ha escrito este hombre.  Una vez más la emoción invadió a todos los asistentes, que cada vez gritaban más en el que parecía un intento de dar las gracias por todo lo que estábamos experimentando.

Impecable set acústico

Impecable set acústico

 Despúes volvió la banda al escenario y siguieron con el set acústico interpretando del tirón la enorme Unkown Legend que abría el más que recomendable Harvest Moon, su mega hit Heart Of Gold y Old Man. Estas 2 pertenecientes a su best seller Harvest. Cuando empezaron a sonar los primeros acordes de Heart Of Gold creo que cantaron hasta los que estaban en la otra punta del Fòrum. Y con Old Man… pues volví a llorar de felicidad. Hay alguna canción más bella? Imposible escuchar ese estribillo y que no se pongan todos los pelos del cuerpo como escarpias. Destacar que el entrañable Larry Cragg (técnico de guitarra del canadiense) aparecía por un lateral en los estribillos, banjo en mano, y cada vez se llevaba un gran aplauso. Le siguió la inmortal Down By The River y otra vez no pude contener las lagrimas. 12 minutos de canción con Young deleitándonos con una exhibicón de poderío y sus carismáticos solo que elevaron al respetable a unos cuantos centímetros del suelo del Fòrum. Siguieron con la única parada a su disco más reciente, el potente y disfrutable Fork In The Road, del que interpretaron la movida Get Behind The Wheel. A estas alturas de concierto la banda estaba desatadísima, dándolo todo en cada nota y siguiendo las órdenes del jefe con la certeza de que este nunca se equivoca.  Terminaron con una arrolladora versión del himno que es Rockin’ In The Free World del disco que supuso el resurgir del de Winniepeg, el magistral Freedom. El público no podía parar de saltar y cantar. Una vez más la intensidad fue tan brutal que parecia que el mundo se habia parado. Sonó potentísima y nos dejó a todos con una sonrisa en la cara y la sensación de que acbábamos de ver el mejor concierto de nuestras vidas. Abandonaron el escenario entre aplausos para volver a los pocos minutos y poner punto final a una noche magica con una versión del A Day In The Life de los Beatles y un Neil desatado rompiendo todas las cuerdas de su guitarra y creando un acople monumental. Ovación espectacular y una gran sonrisa en la cara de todos, músicos y espectadores. Una noche plagada de momentos que muchos de los asistentes  nos llevaremos a la tumba. Ahora sólo queda esperar que vuelva a girar por aquí pronto y poder verle en directo otra vez. Este hombre nunca falla. Neil se deja la piel, los huevos, el corazón y el alma en cada puta nota durante todo el concierto. Ver un show de este hombre no tiene precio señores. Gràcies Neil.

Everybody's Rockin'

Everybody's Rockin'

Anuncios

~ por rockenberg en junio 1, 2009.

7 comentarios to “NEIL YOUNG @ Primavera Sound 30/05/09”

  1. Voy a repetir algo que has puesto en una cronica excelente.

    MAS GRANDE QUE LA PUTA VIDA.

    Yo estaba en esas intensas primeras filas.

    Un Saludo.

  2. Yo también estaba en las primeras filas, y también lloré como una Magdalena durante Cortez the Killer. El señor Young es el artista más grande, y verle en directo no tiene precio. Gracias por la gran crónica.

  3. CONCIERTAZO con todas las letras y en mayúsculas! Neil es de los que ya no quedan. Aquí otro que vibró en el meollo delante del escanario. Gran crónica!

  4. Al lado de KingMatt el show me transportó,al salón de Neil en su rancho, y compartiendo una cerveza con el, creí morir de felicidad.
    GodIs Young, y me gustaría resaltar el valor de crónicas como la tuya, que mantienen el concierto vivo y latente. Gracias.

  5. Realmente fue un conciertazo. Las reacciones y sensaciones que provoca este hombre en el público que asiste a sus conciertos es incomparable.
    Gracias al concierto del sábado soy un poco más feliz. Sólo espero volver a verlo pronto, da igual dónde…

  6. Gracias a vosotros! Lo de Young no tiene nombre. El más grande de todos! Sigue obsesionado con el concierto del sábado…

  7. Yo no pude estar tan cerca como vosotros, pero también disfruté de lo lindo
    Podéis leerlo en http://echocord.blogspot.com
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: