American Scream: The Bill Hicks Story

La portada

La portada

American Scream es una de las biografías más completas sobre Bill Hicks que se puedan encontrar. Cynthia True narra la vida de Hicks de manera cronológica. Desde su infancia en Houston cuando fantaseaba con ser humorista como su ídolo Woody Allen, hasta los últimos días de su vida en su casa, cuando un cáncer de pancreas puso fin a su su vida con tan sólo 33 años. Sin duda alguna Bill Hicks fue uno de los stand-up comedians más corrosivos de la era Reagan. Su humor “inteligente” (definición que no gustaba para nada a Hicks) arremetía clara y directamente contra el gobierno de su país, además de despotricar sobre la religión y su fanáticos, la liga antitabaco o incluso las boy bands. También había tiempo para hablar de filosofía, experiencias con UFO’s o para hacer apología de las drogas. Hicks siempre fue un rockero, de muy pequeño ya era fanático de bandas como KISS, Aerosmith o Elvis Presley. También era un apasionado de la literatura y su libro favorito siempre fue Hucklebery Finn, pero pronto descubrió el mundo del humor y se dedicó en cuerpo y alma a él. Empezó con su amigo Dwight Slade y con tan sólo 14 años hicieron su debut. Como al principio sus padres no aprobaban su “elección” los dos chicos se las tenían que ingeniar para ir a audiciones en bici por rutas altenativas y luego convencer a sus padres de que les dejaran asistir en caso de haber sido seleccionados. Con 17 años consiguió actuar semanalmente en Comedy Workshop. Como aún era menor de edad necesitaba autorización de sus padres. Hasta entonces Hicks llevaba una vida normal. Durante un tiempo se hizo vegetariano y experimentó con la meditación transcendental. A los pocos años de empezar a ganarse la vida como humorista cayó  en una terrible adicción al alcohol además de ingerir todo tipo de sustancias prohibidas; cocaína, MDMA, Quaaludes, anfetamínas, valium, y sus favoritas, LSD y setas. Le faltó tiempo para hablar de sus adicciones y hacer broma de ellas en el escenario. En alguna ocasión Hicks se pasó con el bebercio antes de actuar y normalmente solía despotricar más de lo normal e incluso se alteraba y alguna vez llegó a perder los papeles por completo. Sin duda se creó mala fama y algunos clubs no se atrevían a contratarle. A pesar de ello iba consiguiendo trabajo y compartió escenario con Andrew Dice Clay o Rodney Dangerfield entre otros. Sus show solían empezar con temas de Jimi Hendrix o Rolling Stones, y solía hacer constantes referencias al mundo del rock (bandas como Beatles, Rolling Stones y su relación con las drogas). Tuvo la “suerte” que la cadena HBO le contrató para un par de especiales. Se puede decir que a principios de los 90’s su popularidad estaba subiendo como la espuma e incluso la revista Rolling Stone le nombró “Hot Stand-Up Comic” en el año ’93. Sí, Bill tenía éxito pero a la vez estaba bastante deprimido (turbulentas relaciones de pareja casi toda su vida) cuando le llegó una oportunidad de oro: aparecer en el The Late David Letterman Show. Por supuesto aceptó y gracias a sus esporádicas apariciones televisivas consigió más popularidad en su país de orígen. Sin embargó todo acabó mal cuando un día la cadena (CBS) decidió retirar su actuación después de haber sido aprobada (el programa era en directo pero no todas sus apariciones), y eso tocó profundamente a Hicks. Era la primera vez en la historia en que una actuación televisiva de un humorista había sido primero aprobada por la cadena y luego censurada y prohibida.  A pesar de ello Bill gozaba de popularidad en su país y en Inglaterra, donde había ido a actuar varias veces y sus shows eran cada vez más exitosos, cosechando sold-outs en todas sus fechas. Incluso fue elegido por la banda Tool, para que abriera sus shows durante la gira de Lollapalooza. Era innegable que se encotraba, a pesar de todo, en el mejor momento de su carrera en cuanto a popularidad se refiere. Pero de repente se empezó a encontrar mal y se le diagnosticó cáncer de pancreas el 16 de junio del ’93. Él a pesar de todo decidió añadir fechas a su tour puesto que veía el fin cerca y quería ofrecer todo lo que le quedaba dentro ahora que había encontrado su “razón de ser”. Finalmente se retiró a casa de sus padres para morir en família. Se despidió de sus amigos y finalmente murió el 14 de febrero de 1994. Por suerte, había ido ditando algunos discos y videos que hoy en dí nos permiten seguir riendo con él.

único e irrepetible

único e irrepetible

Se pueden ver decenas de actuaciones de Hicks en Youtube. Algunas de ellas son realmente hilarantes. Aquí dejo un par de sketches que realmente valen la pena. Drugs and evolution  y Christ and Christians Si difrutáis con el humor de Lenny Bruce  (con quien se le suele comparar) o el propio Hicks,  recomendaría empezar por su disco Dangerous. Brillante de inicio a fin.

  

Anuncios

~ por rockenberg en enero 6, 2009.

2 comentarios to “American Scream: The Bill Hicks Story”

  1. Buenas, busco nuevos colaboradores para mi blog musical, “The California Sound’s Blog”. Mi idea es preparar algo grande, pero necesito un empujón definitivo, y por ello me ves ahora escribiendo esto. Si te interesaría colaborar conmigo y mi familia californiana, ponte en contacto conmigo o pásate por el blog: alberto2741988@hotmail.com

  2. Siempre me pregunto si aún viviera qué diría sobre la actual situación…qué gran pérdida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: